jueves, 6 de marzo de 2008

¿Alguna vez te has dado cuenta con que facilidad se lleva las palabras el viento?
…¡Medítalo te sorprenderás!
¿A qué voy con eso?
A qué… Con esa misma facilidad me enamore de ti,
lo malo es no saber si el viento
tenga la misma facilidad de llevarse el tiempo.

Hay ocasiones, en que todo pasa tan lento,
Que incluso le provoca lágrimas al viento,
…”Algo se tenia que sacrificar” ¡tu misma lo has dicho!
…Pero en este caso, fue más que solo tiempo.

7 comentarios:

Olga S.Isidro dijo...

Es bien cierto el dicho –“somos esclavos de nuestras palabras, y dueños de nuestros silencios”- por lo cual ya sabes, todas las palabras se las lleva siempre el viento, pues vale mas una palabra no dicha, que la que se dice a destiempo.
Me encanta la música que le pusiste al blog. Un fuerte abrazo amigo mío

venus dijo...

no todas las palabras se la lleva el viento.. solo aquellas efimeras tal vez... cuando se ama el tiempo es lento y el viento no se lleva nada.. no hay fuerza ni nada


besos

Catalina Zentner dijo...

El viento derrama lágrimas cuando es inevitable la partida del amor.
Pero acaso se llene de sonidos cuando es portador de buenas nuevas.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que buen poema, el tiempo, el famoso tiempo, que nada perdona.

Si se enamoro como el viento se lleva las palabras, que difícil debió de ser.

Hay ocasiones, en que todo pasa tan lento,
Que incluso le provoca lágrimas al viento,}

Sabes q frase más bella, provóca lágrimas al viento, hey que sensible, y que hermoso al mismo tiempo.
Saludos

Adriana Lara dijo...

Algo se tenía que sacrificar: por qué mi integridad emocional? mi equilibrio? mi paz interior? a costa de qué?
Perdón el exabrupto... eso es lo que pensé leyendo tu post.

Neorelativista dijo...

el viento no perdona, se va, y ni nos dá la mirada del adiós, otras cosas tampoco perdonan...saludos, buen blog...

azpeitia dijo...

El tiempo siempre el tiempo que pesa sobre nosotros sobre nuestras malditas células, apoderándose de ellas no dejándolas regenerarse..un tortuoso camino sin retorno...enhorabuena un abrazo de azpeitia